logo

Moverse, cantar contar: desarrollo de la última fase

Miércoles dos de mayo, hoy es la primera de las tres sesiones dirigida por Laura, Alba y Clara, las alumnas de Psicología Comunitària que se sumaron al proceso de Roquetes con Lorelacional. Tras 9 sesiones acompañando a Patricia y Desiré ha llegado el momento de tomar las riendas y por cómo se han ido desarrollando las sesiones nadie duda de que el proceso seguirá funcionando. Comienza la música, aunque hay un breve momento de falta de escucha grupal durante el calentamiento, muchas personas han tenido la sensibilidad de detectarlo y no pasa de un pequeño ruido. La canción de hoy vuelve a ser de Pablo Alborán ¿Qué tienen las señoras con este muchacho? Un misterio para nuestra cosmovisión. En cualquier caso, lo importante es que durante la conversación, en ese contar, del título del proceso propuesto por Lo Relacional se alcanzan unos niveles de intimidad enormes, que no podemos sino valorar positivamente. “Tenemos que celebrar que seguimos siendo mujeres enteras” dice una de las participantes. Más o menos así, nos despedimos.
A la siguiente sesión, se introducen algunas variaciones en la coreografía, y el ambiente de confianza sigue siendo tal. Esta vez con la canción surgen recuerdos de juventud y toda una serie de datos y cotilleos de época impagables. Lo más reseñable de las tres sesiones ocurre sin duda en la última donde, a pesar del contratiempo que supone el tener que abandonar la sala de movimiento un poco antes de lo previsto, la valoración y el pica-pica que había previsto llevarán finalmente más tiempo del previsto. Eran muchas cosas para la última sesión y el tiempo extra da algo más de respiro y distensión al proceso de valoración. Justo en el cambio de espacio aparecen Desiré y Patricia, de Lo Relacional, para no perderse el cierre.

Me han hecho hacer cosas que nunca he hecho

Me sale de dentro cosas que antes no me salían

Tenía cosas olvidadas que me han removido

Me recuerda en qué punto estamos ahora

Fueron algunas de las frases que se pudieron escuchar y que dan cuenta de cómo se han imbricado las vivencias, pasadas y presentes, con el movimiento. Había pendiente una promesa de tiramisú por parte de una de las participantes y se ha podido cumplir justo en el mejor momento. Entre zumos y pasteles se cierra Moure’ns, cantar, contar.